UNA CARICIA PARA EL ALMA

Cuando casi todo era sierra virgen en Villa Amancay, un grupo de italianos nostálgicos que vivían en Rosario eligieron este lugar, por las reminiscencias que la zona les traía de sus pagos. Quién estuvo en la Calabria de Italia y en Villa Amancay advertirá  en estos los paisajes las semejanzas.

Decidieron entonces construir un chalet para poder vacacionar en familia allí, en la década de los 50’ del siglo pasado.

Y a partir de allí tuvieron vivencias que los marcaron de manera imborrable.

La unión familiar, la interacción directa con la naturaleza en un estado puro, el bienestar que contagian el arroyo, el río, las sierras, el verde en el verano, las tonalidades amarronadas y amarillentas que trae la temporada de frío, el regocijo de la comida casera, los infaltables asados y la gratificante hora del vermut.

Juan y Diego, hermanos de la tercera generación de los Blaconá, se disponen a  abrir las puertas a esas inenarrables vivencias con todo aquel de corazón dispuesto a conectar con ese inigualable entorno.
Su estadía que se convertirá en una caricia para el alma.

Casa Amai Hosteria Boutique Verano.jpeg

INSTALACIONES

Ingreso con portón corredizo, con camino de ingreso al Estacionamiento Privado.

Estar con sillones  y estufa a leña Tromen. Sala de lectura o estar.

Desayunador cubierto y semicubierto, en las galerias

Una habitación doble en PB con accesibilidad, baño en suite y aire acondicionado frío/calor.

3 habitaciones en PA, con acceso solo por escalera.  2 en suite y una con baño propio pero fuera de la habitación.

Balcones exclusivos en 2 habitaciones.

Gran terraza

Piscina con diversas alturas y solárium con agua.

Parque arbolado con Fogón

En la concepción del proyecto nos propusimos facilitar la CONEXIÓN interpersonal directa, alejada de las pantallas y muy cerca del corazón. Por tanto no pusimos TV en las habitaciones ni en los espacios comunes.  Hay WiFi para quienes necesiten estar conectados y pueden utilizar sus dispositivos personales.